jueves, 12 de diciembre de 2013

YA SE ACABA EL AÑO.....¡¡¡




El año está acabando. Diciembre no es uno de los meses que
Me gusten ¡Es perfectamente melancólico! Termina el año …
Hay cosas que también terminan; por ejemplo, cosas improductivas que matan el tiempo en lugar de hacerlo vivir. Y otras cosas, que hacen daño, y que también es mejor cortar. y eso me entristece. Sin quererlo, me sumergí en mis tareas y olvidé el toque mágico aquel de refugiarme en mi habitación (costumbres de la niñez y de la adolescencia)..y en mi camita leer un buen libro.. ¡Y eso que los tengo ubicados en zonas estratégicas! , Pero… ni aún así funciona. voy a seguir intentando pelearme conmigo misma hasta conseguir retornar a esas sendas secretas y privadas, donde podía coger mis libros y sumergirme en esos mundos maravillosos  que me sacaban de este que a veces me gusta y otras muchas veces odio y rechazo.

Érase una vez…


Un té. Una lectura fascinante. Un recuerdo que me hacía reír. Mirar al horizonte y disfrutar de los tonos que me ofrecían los atardeceres. Una mano firme, que tomaba la mía. Un oído que me escuchaba Un abrazo. Un beso. Una caricia. Una noche. Una promesa. Sonrisas. Memorias. Escritos. Palabras. Dulzura. Bondad. Recompensas. Canciones melódicas. Instrumentos que elevan emociones. Imágenes. Fotografías. Relatos. Novelas. Sensaciones. Eso Una lectura fascinante. 


Que me trasladaba a un sin fin de sensaciones …a un mundo ideal y me daba paz tranquilidad y otros pensamiento más apetecibles y después de vuelta a la realidad…Levantarme temprano, entre las luchas encarnizadas contra el despertador, No es difícil encontrar en mi existencia parajes oscuros, pero podría decir que lo que predominan son los verdes prados y las montañas. Los caballos salvajes corriendo libres, sin temor al viento que golpea su cara. Hay arcoíris; pero no uno, ¡sino varios! Y el cielo es una combinación entre atardecer en el occidente, y la noche plagada de estrellas, y una gran luna amarilla y Hay música, como no… música que suena sin parar. A veces oigo el susurro de otros tiempos incitándome a volver a esos senderos que de noche en noche echaba de menos. Pero me mantengo aquí, en la realidad. Y si¡¡... claro que prefiero escabullirme entre mis libros, para olvidar que de vez en cuando las cosas no salen como nosotros queremos…o imaginamos..Los que me conocen bien, saben de mi inoportuna timidez a la hora de enfrentarme al mundo. Soy de las que prefiere encerrarse en una cueva con una lámpara de aceite, una gran taza de café cargado, y sí, también algo interesante para leer.
A veces es bueno escapar. Pero también entiendo los peligros de no querer volver a la realidad. Sin embargo y a fin de cuentas… ¿quién sabe lo que es real…?.


                                 RAQUELITA