miércoles, 18 de diciembre de 2013




Siempre digo lo mismo: "somos puro tiempo"..y pasamos como suspiros atrapados en él,

en su camino...la amarga eternidad que desconoceremos siempre, y Nos apeamos un breve instante y quedamos perdidos, Nuestra continuidad se queda, en la memoria que de nosotros y nos guarden los que aún siguen despiertos en vida, atrapados en su efímero tiempo, continuando una larga cadena… Emergemos sustancialmente de la nada para comprobar su existencia en la irónica “materialización del alma” y atrapada en el mortal mundo pueda dejar materialmente su huella en un universo que seguirá avanzando en una línea temporal amargamente eterna…. se pueden esconder muchas cosas... luces que dejan ver y sombras que tapan lo que hay y emiten unos contrastes que a veces chocan, y dependiendo de la intensidad de la luz, la observo y te llega de una manera distinta... Hoy mirando al cielo, he captado esa luz ensombrecida que ha despertado mi curiosidad y que he traído al rincón de mis pensamientos, comencé a andar por mi mente y por un momento sentí que  el aire en su suave movimiento me hizo cerrar los ojos... y entonces empecé a soñar... El olor de la tierra pronto empezó a llegar, las ramas abatiéndose pelean por asomar a la luz natural, los insectos escurriéndose del mundo a mi caminar, el tenue canto que algún pájaro logra entonar.. y va acercándome a la realidad y en un momento muy pequeño, descubro sin más que el mundo paró de respirar..y las sensaciones habían despertado... el corazón galopaba de entusiasmo, de nuevo la vida se puso otra vez a caminar... El mundo nos ofrece muchas maravillas que la mayor parte de las veces no queremos mirar y el mejor ejercicio para el alma es dejarla escuchar. Los sentidos se estimulan y dejan al alma contemplar las bellezas que de la tierra surgen... son momentos para admirar….”Como los gestos”.. Están las miradas, que sin voz expresan en su silencio todo un gorgoteo de emociones... quizás porque son el espejo del alma.. las hay tiernas, emocionadas, divertidas, que duermen, enfadadas... incluso "hay miradas que matan" (-como se suele decir en España-). Las de la nostalgia... las que buscan con ojos perdidos el recuerdo de alguien, de algo. Una mirada cuya curiosidad araña mi ego y lo arrastra a descubrir cuál es la intencionalidad que tiene... miradas que aunque parecen iguales, son diferentes... Una mirada triste, rutinaria, ahogada en un cuerpo y en el mundo animal.
¿Alguna vez os habéis fijado en la luz?... en ese momento en el que se vierte sobre la superficie del mundo para celebrar su vida a través de su reflejo, de su resplandor sobre el agua…..(continuaraaaaa)



                                          Raquelita