domingo, 24 de febrero de 2013

RECUERDOS DE UN AMOR QUE ERA BONITO¡¡

En un instante cerraré los ojos y guardaré tu imagen en la oscuridad de mi recuerdo. El perfil de un abrazo al borde del adiós, las manos alzándose hacia la ausencia: caricias sin piel, pasos sin camino, gestos de amor prisioneros del silencio y la distancia …
Sellaré con mis párpados los reflejos de aquella historia fugaz y luminosa, el brillo de un amor ilimitado y valiente, condenado a una eternidad sin muerte . 
Volveré mi mirada contra el olvido y guardaré, para siempre, los rastros y los restos de tu vida en mis ojos …
”Levanta hacia mí tus ojos, tus ojos lentos, y ciérralos poco a poco conmigo dentro ” .

Elige una estrella y esperarme allí. Trepa hacia la que prefieras y guárdme un sitio. Una estrella cómoda, luminosa y alta, como las ramas de los árboles desde donde contemplábamos el futuro que tú mismo te has negado ...
Serán los daños o serán los años, pero lo cierto es el tiempo y la vida, juntos, son los mejores maestros. Si hubieras esperado, tal vez comprobarías que el dolor se suaviza, se domina y se guarda; la furia se doblega y se convierte en impulso y aliado. La tristeza llega a ser esa compañera leal, de soledad y calma, que nos arropa. Sabrías que las espadas no se clavan en el otro, porque su doble filo siempre nos parte en dos. Juzgar nos transforma en víctimas de nuestra propia sentencia. Maduramos con el corazón condecorado por pequeñas esquirlas que nos atraviesan, que nos hacen más fuertes y más plenos. Medallas en la lucha de existir .
Si hubieras esperado, tal vez el amor te hubiera hecho justicia ...